jueves, 24 de julio de 2008

Prólogo



No soy Borges, ni Cortázar, ni "el de arriba" me tocó con la varita...pero me gusta escribir, y estoy tratando de hacerlo cada día mejor.

Una vez mi terapeuta me preguntó si yo tenía vocación, y le respondí que no. A veces uno responde como un autómata, como por un acto reflejo.Asocié vovación con ser médica, o arquitecta o bióloga, vaya a saber.

Pero tengo un vocación, que es escribir.Desde chica, desde que me acuerdo. Siempre escribí.

Hoy le dedico muchas horas por día, y también leo mucho más que antes.

Desde que voy a Taller literario, leo con otros ojos.No me quedo solo en el relato, sino que imagino que pensaría ese escritor cuando se enfrentó a la hoja en blanco. Pienso que fue lo que quiso decirme, y por qué usó una palabra o una frase en lugar de otra. Descubro que nada lo hizo al azar, y que cada parte de su texto le llevó tiempo y dedicación.

Escribir para mi no es un hobbie. Es algo que quiero hacer bien.

Hacerlo bien significa que cada día me guste más, y que si además le gusta a los que lo leen me sentiré feliz.

Por lo pronto, la única felicidad que existe, es la que me da hacerlo, y con eso me basta.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me gusto mucho tu cuento! espero que sigas escribiendo
mucha suerte!

B dijo...

Gracias Anónimo.
Un beso. :)